martes, 12 de julio de 2011

El motivo

Con una oleada de desatres, ya sean humanos o naturales, existe la posibilidad de que todo el pasado quede hecho trizas en un presente como el que hoy día conocemos.
Después de tanto cavilar, y volver a decidir que la historia tiene que volver a resurgir de las cenizas, me temo que lo mejor acaba de empezar aunque todo quedase en ruinas.
Y es que, mirar al pasado no es recaer, sino construir cada piedrecita olvidada, cada roca que fue un muro, y volverlo a alzar para construir un presente mejor.

Se añorará todo lo impensable, y se recordará lo vivido como si cada momento de flaqueza marcara el territorio de una ruina que será histórica y de la cual enseñaremos...
Porque volver a empezar es hacerlo desde la historia, desde el pasado que fue tapado por un manto silencioso de miradas que sólo miran, y que hablan de lo que podría ser, y de lo que no fue.