jueves, 31 de julio de 2014

PROTEGERSE NO ES SÓLO CUESTIÓN DE SUERTE.

Huyeron solitarias, cual noches
de tormenta desoladas.
Te hicieron fuerte, humano,
sufridor cuando yo siento,
siempre mesurado en tu aliento
que contuve, y se lo llevó el viento.

Desmejorado, tu llanto adormece,
enternece y se enfurece bajo la litera,
(y aún no me deja dormir...)
(y no me deja sonreír...)
sin tu amor no haces gotera;
y en esta sociedad austera
creces cual flor en el desierto
(y esperas...).

Seca y vieja
mis patas de gallo te muestran
y también valiente, prudente,
meciendo a tu lado y mereciendo
un compás mutuo, que nos hace,
de vez en cuando respirar
(y un aliento más...)

Con una mueca,
tu muñeca aún dibuja
mi sonrisa en un rincón
abandonado,  no creas
si el vivir te elevó la razón,
admite, que tragaste su aprecio
¡Qué quedó de aquel guión!

Cuando eres yo, cuando soy tú.
Cuando tú, eres tú
sin jugar a ser otro,
(y acogernos, protegernos...)
y yo, soy sólo conmigo,
a jugar contigo sin escusa de perdernos.


Todos los derechos reservados del autor: Patricia López Castillo.

martes, 29 de julio de 2014

MI ESPEJO Y TÚ

¡Es hora de arrufarse!
Bajo esos ojos que caen a sus pies,
Resentidos, mirando por doquier
en la penumbra: ¡Mostrarse!

Prójimo legado en mi alma:
¡Penar por ti sería castigo!
Mi sombra se aproxima a mi calma
Vivir sin ti me nombra mendigo.

Si no existieses conmigo
¡Cuál sería mi camino!
Sin tu sonrisa me indigno,
Sin tu presencia maldigo.

Días de batallas
nos brinda la vida
insólitas e ingratas
y desdichas los días.

¡Unánime en esta guerra!
Sin lucha no queda nada
Por todos los días de lujo
Que sólo nutren nuestra alma.

¡Maldita cuál distancia!
Nuestros caminos delatan
Deleitan las alegrías
Y los deseos que matan.

Compartir quiero contigo
Si el viento un día me lleva,
Prefiero tenerte y sincera:
¡A morirte no te atrevas!

Y son arias tus noches en vela,
Desconsuelo y desengaño,
Tus lunas lloraron, ¡Sosiega!
¡Levanta la mirada y vuela!


Patricia López Castillo.
Dedicado en especial a mi hermano que siempre está ahí.
Manuel López Castillo. 29-JULIO-2014



lunes, 28 de julio de 2014

MI ECO, RAZÓN DE SER.

¿Sientes hoy en la distancia?
Tus dedos zarandean dos palabras,
Juegan Sin ton ni son, en esta canción…
¿Besos y amores se olvidan…?

Con el viento hacen soñarse,
Haces  Re, haces Do…
Mi... Latente en una guitarra
Tocas el mundo en Sol.
Tocas Fa, tocas La,
Tocas los labios de la verdad.


Patricia López Castillo.

sábado, 26 de julio de 2014

UN OLVIDO LLAMADO LUGAR


 Morir y renacer…

Calma aparente, niñez dormida;

Existencia de los segundos pasados.


Morir y renacer…

Las huellas se hacen camino,

Y al viento se le antoja mi pelo.


Morir y renacer…

El tiempo sella mis labios y

El silencio de un lugar me llama.


Muero…

…Despierto con la luna.

Olvido…

…caigo con el sol.



Patricia López Castillo.

lunes, 21 de julio de 2014

JIRONES DE TU PIEL


Esas ilustres pupilas
Se encierran en la oscuridad.
Decadentes y apagados
Sus párpados en soledad
Se encierran en una cárcel
Falto de rimas sin piedad.

De sonetos inmortales
De palabras que el viento
No se lleva sin modales.

De cartas abandonadas
Escritas con un tintero
Que de sangre se llenó.

Y esa pluma gastada,
Aún por dentro mojada
Describe en tu sonrisa
La que fue ayer sumisa.

Cruel ser, bella poetisa;
Que le hizo desaparecer
En un mundo donde hay prisas,
Sin aliento, sin premisas.

¡Qué infortunio! ¡Me has de ver!
¿Qué verdad puedo ya creer?

Y escribió hasta enloquecer
Al verse mirada en su tez.
Hoy esas manos desgarran,
Contienen sus tiras de piel;
Lentamente y en silencio
Sin que nadie le pueda ver.

Patricia López Castillo. 21-07-14

miércoles, 16 de julio de 2014

AL FILO DEL ABISMO.

Todo llega... ¿Y, cuándo preguntas tú?
Ensimismado en tus quehaceres,
ni siquiera das tregua a tu rostro,
a tu piel enloquecida por el desastre
inhumano que te sofoca.

Quizás mañana, no tengas músculo
suficiente para afrontar tu desidia.
Tu tormento se retuerce
entre la sofocante luz de la luna,
que para ti, ayer fue tu alivio.

Ni siquiera miras a un lado,
y ni siquiera al otro.
No rompes las cadenas que te atan,
que fustigan tus pies
a base de lágrimas callejeras.

Y un gato maúlla y se lamenta contigo.
Y otro te ronronea, aún tienes corazón.
Qué más da si el dolor nos da la libertad,
te da el suspiro para levantarte,
cada mañana y admirar a otros,
a ese llamado tú, que en tu espejo,
hoy vislumbra inocuo tu llamada.

Eres tú, sólo y despiadado dentro de ti,
como una muñeca de porcelana,
vestida con adornos lustrosos
y de los que hablar.

¡Qué feliz! ¡Qué asombro!
Vestido de traje, elegante,
pero ¡que informal adentro!
Con tu época de Oro, Eres tú, eres otro.


Patricia López Castillo. 14.07.14


lunes, 14 de julio de 2014

EL JUEGO DE NADIE

Amanece... En sus casas
aún existe el miedo
de no saber,
miedo de seguir perdiendo.

Nadie, presta su manos
y entre humos de reuniones,
prometen a las gentes
el ser nada para Nadie.

El día es gris. Y la mirada, agria,
dónde las palabras
dañan las manos ajenas
con monedas de carbón.

Fábrica de oro para el rico,
mina sin fondo para el pobre.
¿Cuánto más?
¿Cuántos más?

¿Cuántos días nos persigue
esa defendida injusticia?
Pones tú, pongo yo.
¿Saldremos de su juego? 

Patricia López Castillo.

sábado, 5 de julio de 2014

TIERRA Y AGUA, TRÁGAME.

Sin mirarte. Aún a ciegas
Sabiendo lo imposible,
el regocijo de ese universo
te delata en suspiros.

Esos labios perdidos
Y abrumados en la mañana,
Que no es mía, y a la par tuya.
¡Despierta!

En la cubierta de este cuarto
Un rayo de sol me ha despertado,
Y hundido, tras ese fracaso infinito.
Ahora son tus ojos y tus manos.

¡Que te delata en suspiros!
¡Que abruman la mañana!
Con la brisa de otoño, en la ventana,
en pleno verano, amanece tu sentencia.

Y el algodón, se estremece.
Respira por mi, despiadado
Y sin darme aliento
En un invierno que no es mío.

Tan solo... ¿Un vaso de agua quita la sed?
Tan sólo... ¿Un gemido hace estremecer?
Y esas alas de hierro, que a su pesar pesan,
y ese camino de balas que perdieron su arma.

Son sus manos que recorren
Las curvas de un sueño sin amo.
Feliz en su drama, sin religión
Contemplando su mirada.

El rico olor a tierra mojada,
Que desata, que hambre da
Cuando aún las estrellas del día
Puedo mirar.

Una caldera y un rico
Desayuno me espera.
Para siempre, mis pies se descalzan
En el fuego infinito de tus maneras.

Patricia López Castillo.

miércoles, 2 de julio de 2014

Dame tu mano, es el fin.

Mis puños golpean una mesa de sádicas mentiras.
De insultos saboreados por chiquillos que ayer fuimos.
¡Ya quisiera que vieran las heridas!
¡Ya quisiera que mis raíces no se regaran con lágrimas!
¡Ya quisieran que anduviera sobre el precipicio
de sus dedos para callar mis labios!

Manadas de lobos sedientos,
que dicen ser hombres
que cayeron en nidos podridos.
Ratas salvajes devorando
las páginas de un pasado.
Fotos fulminantes,
besos y frases donde mis manos
se abren para salvarse de las súplicas
que penan por la mudez de los arrodillados.

Aprisionan la verdad en mi pecho.
El silencio deserta el olvido.
Sus sombras protegen las fortalezas
del mundo y arrancan las sonrisas

que nos dan la libertad.