domingo, 31 de agosto de 2014

Y MIENTRAS TANTO AMANECE

La naturaleza calló en aquella alborada.
El frío los hizo eternos.
Enjuagados los recuerdos en sus dudas, se perdieron en el horizonte.
Cansados sus ojos, de no apreciar más que lo que la punta de sus pies le permite, devoró en un instante sus sueños y los respiró profundamente hasta herir su soledad. Trasegó hasta verse envuelta en deseo, un deseo oportuno y embriagador que la liberaron de su manada de pensamientos incontrolados y que ahora, los estaba fulminando entre aquellas nubes pasajeras,  llevándoselos a dónde el viento aparece como la cuna que los adormece.
Pidiendo a gritos la libertad, su temor fue desapareciendo y sus ansias de vivir la estremecieron, la hicieron vibrar entre sus dedos helados que empezaron a descongenlarse entre su sueño tan amargo y lleno de libertad.
Sólo sus ojos, cerrados por el  vaivén de su sufrimiento pudieron sentir su cielo ardiendo.

«Dedicado a esos labios que contienen un amanecer»

martes, 26 de agosto de 2014

EL PAN ES PARA LOS RICOS

No hay más dolor que ver como tu alma se ennegrece con la codicia de otros. Es inexplicable como las fuerzas del mal, nos pueden envolver y taciturnos limpiar nuestra huella para que de verdad, algún día desaparezcamos para siempre.

Los lamentos que hoy quiero plasmaros son tan sencillos como ver un niño en la calle gritando, <<mamá tengo hambre>> y su hermana, mayor que él, callándolo con un caramelo de los tantos que le doy cuando lo veo, y susurrándole, aguanta que quedan dos horas para la cena.... Y mientras escucho a la vecina vociferar su situación actual, quejarse porque sólo tiene una olla de garbanzos para hoy con un par de patatas y unos pocos pellejos que le han dado en el supermercado, para sacarle gusto a lo que ella llamará "puchero de garbanzos". En mi tierra cocido a secas. 
Se queja de que son nueve para comer, incluyendo a las nueras, que comen unas veces en la casa de sus madres y otras en la de ella, que les han quitado la casa a dos de sus hijos, y por lo tanto nietos también y que ahora viven todos revueltos. Y yo que quedo completamente sorda, abandonada en mi lecho de muerte cerebral, sin saber si bajarles un bollo de pan con un par de chuletas que me quedan en el congelador.
Y lo más tétrico es que no tengo ni que volver a ningún país que no sea éste para ver la realidad de la vida que tanto anuncian los reportajes en otros países. Que a esos niños que veo diariamente, también se les caen los mocos, tienen la panza redondita y juegan felices felizmente a la pelota, pensando que algún día serán Ronaldo, Messi o cualquier jugador famoso y que podrán comprarse unas botas nuevas porque su padre ya se las ha pegado con superglue más de cuatro veces. <<Y yo que pensaba siempre, menudos son que no paran en las siestas, y todos los sábados y domingos me despiertan temprano, aunque no quiera con sus gritos de euforia por haber marcado un gol en la portería de otro>>

Ahora veo incluso que las latas que componen esa portería una es de abichuelas, otra de albóndigas, otra de piña y otra de pisto.

Es genial, como los allí que nos manejan, sea donde sea, fuere dónde fuere, pueden hacernos realmente insensibles y colarnos en nuestra cabeza un gol, sin más, sin querer nosotros mismos y rompiendo la red de esa portería que tenemos por cerebro, haciendo explotarlo con idioteces y visión satisfactoria de que "hemos salido de ésta señores". Desfachatez ante la visión de un mundo, que simulando los años de guerra, está viviendo a tan sólo unos metros de mí.

Y que contaros de que la ambulancia viene cada dos por tres porque la abuela está muy enferma, vive con ellas y les ocupa la cama de matrimonio. "Y mis ojos se caen al suelo simulando que están cogidos como un muelle, como si en un dibujo animado me convirtiese". Incluso en esto tengo que quejarme porque entre que no hay vocación, y las cosas cada vez se hacen más con asco que con el corazón, el conductor que lleva dicha ambulancia, se queja diciendo que la abuela lo que tiene es que meter el pie en la tumba y que esta sociedad se la lleve de un zarpazo, que falta le hace ya, porque nos está "jodiendo" a todos los que trabajamos.

¿Y si le dan a él un golpe y lo tiran a una cuneta? Porque alguna vez que otra, esperando con el vecino de al lado para meter la anciana en la ambulancia o socorrerla en la misma casa, mis oídos han escuchado la conversación apoteósica que me saca de mis casillas y las de cualquiera. Un individuo bobalicón que dispone de dos hijos y una esposa que cobra el paro, y que trabaja seis horas en un almacén (nombre que no quiero recordar y juro que olvidaré porque ya se me ha olvidado). Una pareja muy comprometedora con la familia de la que hoy estoy hablando, la que no tienen "pá comé" por si alguien se me despista, y que a una temprana edad, han enseñado a sus hijos a comer del bote que todos, más bien, una minoría, llena, cuando bien puede. Y ya sabéis que estoy hablando de esa hucha solidaria que la sociedad entiende por pensión, ayuda, per, o llámenlo como ustedes se sientan más cómodos. Total, que los hijos del conductor, están cobrando alguna de estas ayudas, que no son "el paro", haciéndoos saber que tienen 22 y 25 años, y que "están muy agustito así". Y la madre que me parió también estaría así "requetebien".

Y aquí una, viendo como se recortan los gastos en becas, y sacando la cabeza por dónde se pueda.
Lo mejor de todo, es que la misma culpa tiene esa empresa donde trabaja la mujer del conductor de ambulancia. Pero estos temas prefiero tratarlos en otro momento que no me explote el corazón con tanta sensibilidad que veo cada día por la calle.

Por haceros una idea, unos comen y a otros nos comen, o nos intentan comer a los que no nos dejamos comer.

En fin, que todo tiene un final apoteósico y nadie tiene la culpa de nada. FIN SIN FINAL.

domingo, 24 de agosto de 2014

HERIDA INMORTAL

Veneno, ¿sientes?
 Latir su aroma,
incesante,
se acerca…
Su perfume
despiadado
tu hiel posee
y se despoja
en tu recuerdo,
 en su nombre:
Amargo, cruel  y libre.
Cierto, sutil e infame,
 deseo desterrado.

¿Y aún sientes
cuando escuchas
su voz en tu soledad?
Tempestad
Calma y herida.
Desangra desdicha
lejos de ti
lejos de mi.
¿Y aún susurras
tu silencio,
cuándo llegará?

Delito codicioso,
Letras insinuadas,
Avistadas desde su rosal
Sin saber,  oculta,
Que adentro guarda
Sangre derramada,
Bebida  en caricias
 al doblegarse,
Despojándose,
ropajes
Desventurados,
Rociaban sus besos
Y Sus alas volaban
En un sólo ser.

Más allá, rincones,
búsqueda sellada,
respuesta oculta
en canciones,
dos almas calladas,
Poseídas,
Moribundas
Que divagan
Reencontrarse

Y la muerte los busca,
Y mientras viajan,
Y  oscura la luz,
 Tenue dolor,
Lumbre viva
Que alumbra
Siempre…
Siempre…
Siempre…

"Dedicada a esa libertad que un día nos dieron al nacer"


Patricia López Castillo.

sábado, 23 de agosto de 2014

AguaLuna

En mis ojos te apresé.
Cristalina, aguarda mi piel,
Salada, cada herida sana,
Añil, libre mar,
Agua que inunda la soledad.

"Dedicado a ese mar que Siempre
inspirará este maremoto de versos"
Derechos reservados para la autora: Patricia López Castillo.


martes, 19 de agosto de 2014

LIBERTAD ES SU NOMBRE

Sus lágrimas la delatan
quebrada en su llanto
se esconde en un pasado
perdida en su verdad.

De camino Libertad
escupe su maldad
retazos de amor propio
va cantando sin razón.

Y sangra su corazón
sus alas rotas pidieron perdón
en su recuerdo prohibido
marcha al cementerio
sin respuesta se rinde
a un amor eterno.

Con su rencor rendido
fuerte es la frontera
que sus ojos velan
maldiciendo sus penas.

Encerrada en su condena
el eco de su sádica risa suena,
y ensordece a cualquiera;
vocifera a su marido
por sus hermanos pelea,
a su padre lo recuerda
y a su madre la venera,
y a los señores que estén vivos,
si pudiera, palizas diera.

"Dedicado a esos años 30 de palabras calladas que murieron hasta hoy"

domingo, 17 de agosto de 2014

LOCURA

Te has convertido en mi deseo,
si tú,
te has convertido en mi agua,
mi consuelo, en mi rabia, mi sosiego…

¿Cómo decir que estoy pecando
si lo único que hago es amarte?

¡Decidme que estoy loca!
No me importa, lo afirmo:
Estoy loca, ¿y…?
¿Acaso un loco
no tiene derecho a amar?

La vida es una locura, pero,
¿qué sería la vida
sin la locura de dos amantes locos por amar?

Te has convertido en mi deseo,
si tú.
Te has convertido,
en mi loca vida.

Derechos reservados de autor.

domingo, 10 de agosto de 2014

ETERNAMENTE VIVO

Hoy pude ver su rostro
En esta imagen llorando
Cabizbajo y alegre,
Bajo un techo solitario
Perdido  pero bailando

Su recuerdo me quedó
Grabado  y sin rumbo
En mi memoria me dejó
Su voz en este mundo

Él me despierta al alba;
Una señal que se quiebra
Que se pierde en su silencio
Llanto humilde, perfecto,

Y a mi vuelven sus paisajes,
Vuelan sus sombras chinescas,
Mientras borro y me mancho
Sobre un garabato
Sobre la sombra de mi mano
Atropellando su silencio
Reclamando su dolor.

Y ahora soledad, me dejas sola,
Con la garganta vacía e inmortal
Con un argumento sediento
Con su compañía y su tormento.
"Dedicado a esos momentos de lágrimas contenidas frente a frente"

Derechos reservados a la autora; Patricia López Castillo.


miércoles, 6 de agosto de 2014

LA MAR CALLADA

¡Qué amanecer tan fortuito!
Alejado de aquellas bocas
Que se desgarran en quebranto
Sin techo; ¡Bendito!

Y su arena recorre cada herida
Del que sangró y sangra,
Cada gota y sal, escuece;
¡Venganza!

Sus olas, testigos sin palabra
De una guerra que no calla
De un silencio que le atrapa
Sin querer;  ¡Escapa!

Su agua mansa. Su terrible
Soledad se hace hueco
Entre bombas, tiroteos, y
Otras enfermedades; ¡Deteneos!

Palabras, palabras y palabras
Para sanar un sistema insostenible
Por picos alimentados de mugre;
¡Divagando sin rodeos!

Así se desmorona el mundo
Y no hay más que una sombra
De recelos y desengaño…
Y a mi mar; ¡Ni tocarlo!

Porque en sus aguas estamos a salvo,
En tierra de nadie, en misión de Paz.
Porque somos piratas de promesas;
¡A la vista está!

Que un navegante por tierra
Está condenado a callar,
A sufrir para ganar, ¿y mi tesoro perdido?
¿Quién me lo da?

Aquí me quedo en su cuna
No hay dueño, no hay dinero
Sólo un silencio acuna,
Mis palabras; ¡Qué fortuna!

Dedicado a ese trocito de Paz que me da la mar, y esa mañana que me acuna junto a ti, mamá” –Hoy viajaré a esta guerra que me llevan mis pies y me perderé, sin cobertura, con sed de volver para escribir otra vez las hazañas venideras de un mundo que está por ver-


 Derechos reservados por la autora: Patricia López Castillo.