sábado, 24 de mayo de 2014

LICENCIA PARA VIVIR

Las palabras se las llevo el viento,
y mi voz se la lleva las palabras
y mi lengua se resiente ante la burla
que se lleva mi promesa;
atada y sofocada al desnudo
de un ayer sin sentido.


Descubrirme en el tiempo y mostraros
los versos que se nutren, que se olvidan
y florecen de  aquellas lágrimas perdidas
que fueron aliento para algunos,
y un un vacío inmenso para pocos.


No cesa la llaga en la soledad.
Su pertinente olvido se muestra
ante el presente pidiendo a gritos que se aleje,
creada por el añejo lamento
de un recuerdo oportunista.


Porque mis palabras,
ni un ciclón con ellas podrá.
Porque mis versos y escritos
allende estarán para ustedes,
con respetuoso recelo de compartir
y tremenda osadía venidera
en ofrenda van, para vuestras vidas,
para estos días, de fatigada lucha sin fin.