lunes, 21 de julio de 2014

JIRONES DE TU PIEL


Esas ilustres pupilas
Se encierran en la oscuridad.
Decadentes y apagados
Sus párpados en soledad
Se encierran en una cárcel
Falto de rimas sin piedad.

De sonetos inmortales
De palabras que el viento
No se lleva sin modales.

De cartas abandonadas
Escritas con un tintero
Que de sangre se llenó.

Y esa pluma gastada,
Aún por dentro mojada
Describe en tu sonrisa
La que fue ayer sumisa.

Cruel ser, bella poetisa;
Que le hizo desaparecer
En un mundo donde hay prisas,
Sin aliento, sin premisas.

¡Qué infortunio! ¡Me has de ver!
¿Qué verdad puedo ya creer?

Y escribió hasta enloquecer
Al verse mirada en su tez.
Hoy esas manos desgarran,
Contienen sus tiras de piel;
Lentamente y en silencio
Sin que nadie le pueda ver.

Patricia López Castillo. 21-07-14