martes, 29 de julio de 2014

MI ESPEJO Y TÚ

¡Es hora de arrufarse!
Bajo esos ojos que caen a sus pies,
Resentidos, mirando por doquier
en la penumbra: ¡Mostrarse!

Prójimo legado en mi alma:
¡Penar por ti sería castigo!
Mi sombra se aproxima a mi calma
Vivir sin ti me nombra mendigo.

Si no existieses conmigo
¡Cuál sería mi camino!
Sin tu sonrisa me indigno,
Sin tu presencia maldigo.

Días de batallas
nos brinda la vida
insólitas e ingratas
y desdichas los días.

¡Unánime en esta guerra!
Sin lucha no queda nada
Por todos los días de lujo
Que sólo nutren nuestra alma.

¡Maldita cuál distancia!
Nuestros caminos delatan
Deleitan las alegrías
Y los deseos que matan.

Compartir quiero contigo
Si el viento un día me lleva,
Prefiero tenerte y sincera:
¡A morirte no te atrevas!

Y son arias tus noches en vela,
Desconsuelo y desengaño,
Tus lunas lloraron, ¡Sosiega!
¡Levanta la mirada y vuela!


Patricia López Castillo.
Dedicado en especial a mi hermano que siempre está ahí.
Manuel López Castillo. 29-JULIO-2014