domingo, 10 de agosto de 2014

ETERNAMENTE VIVO

Hoy pude ver su rostro
En esta imagen llorando
Cabizbajo y alegre,
Bajo un techo solitario
Perdido  pero bailando

Su recuerdo me quedó
Grabado  y sin rumbo
En mi memoria me dejó
Su voz en este mundo

Él me despierta al alba;
Una señal que se quiebra
Que se pierde en su silencio
Llanto humilde, perfecto,

Y a mi vuelven sus paisajes,
Vuelan sus sombras chinescas,
Mientras borro y me mancho
Sobre un garabato
Sobre la sombra de mi mano
Atropellando su silencio
Reclamando su dolor.

Y ahora soledad, me dejas sola,
Con la garganta vacía e inmortal
Con un argumento sediento
Con su compañía y su tormento.
"Dedicado a esos momentos de lágrimas contenidas frente a frente"

Derechos reservados a la autora; Patricia López Castillo.