miércoles, 3 de septiembre de 2014

NATIVIDAD

Esencia de un cuento.
Nombre ardiente, nacimiento,
libertad donde posan tus alas,
frescura que lleva el viento.

Abriste tu ventana,
a los ojos que hoy te aman,
la amistad que nos une,
tu sonrisa, tu mejor gala.

Azabache tus cabellos,
fuego son tus labios,
por tus venas, la verdad
de un corazón sin maldad.

Amanece con tu alegría,
Sorbo a sorbo, tu jerarquía,
Protectora de lo que crece,
Tu mano tiendes, amiga mía.

La noche toma tu risa,
Contigo siempre compartiría,
Ese silencio que escribo
Abordando valentía.

Cantando por lo bajito
Volver a casa sería
Un recuerdo, chiquilla,
Un recuerdo infinito.

Más allá me los invento,
Ojos profundos, viento,
Descubrimos este mundo
Juntas en cada momento.

Y aunque enemiga la distancia
Física nos hace hermanas,
Con nuestra sangre sellamos
Incondicionales nuestras almas.

Tú, niña siempre,
cristalina y sonriente,
te apasiona la vida,
y a la vida das tu pasión.

Un regalo niña eres,
a los ojos que te miran como yo,
pacientes a la espera,
de abrazarte como ayer.

“Dedicado a ese amor incondicional que uno puede ponerle nombre, amistad”