lunes, 10 de noviembre de 2014

Carmín y Algodones Rojos

Con esta pintura por destapar, que tapa mis heridas
de corazón abierto y cicatrices que ya no van por dentro.
Bajo esta lluvia, boquiabierta, se ensucia mi rostro
que oculta las arrugas, hendidas y encorvadas,
Con un rímel que las talla, señalando a una,
el  juicio de tus labios que me recuerda a mi espejo;
Besado y manchado de carmín, recordando los besos bandidos
que se quedaron en restos al caer la noche y volver.
Volver, regresar, huir de la gente
que se embriaga para encontrar el amor
en una copa vacía de recuerdos  a la mañana siguiente.
Y vuelvo para salir de un suicidio de voces,
de humos que forman palabras y nubes de hielo
y bailes al retortero que sacian la soledad.
Y me miro, y el túnel de tus ojos
se encierra en un algodón con tónico,
(Y pensar que mis poros respiran de nuevo).
Y saber, que volví a casa buscándome
con un día que se va y una noche que me llamó
para hacer de estos versos, mi propio maquillaje.


 “Dedicado a todas aquellas mujeres que alguna vez tapan su belleza y a aquellos hombres que saben apreciar a la mujer con su natural belleza” 9/11/2014. Autora: Patricia López Castillo.