domingo, 23 de noviembre de 2014

Es fácil odiarte si…

Me mareo, me cabreo y me espero
Para ver tus ojos sonreír.

Es fácil, si te odio tanto
Que mi llanto roza mis labios
Y al besarte sanan el camino de tu soledad.

Te odio:
Como un recuerdo
Cuando se mira en tu espejo,
Al cruzar nuestras miradas
Y temblar mis pupilas,
 O al buscarte y no encontrarte.

Sería fácil pensar en odiarte
Cuando la muerte de ti, está enamorada.
Y enamorarte en vida
Adivinando tus días, frente a frente,
con tus manos aceleradas,
latiendo al rozar mi cintura.

Entre besos, en mis vicios, en mi refugio,
En tus dudas, no es fácil, nada complicado;
Pintando de color el borde de mis dedos,
Para sanar tus heridas infinitas.

Y te odio… tanto…
Que odio no saber odiarte.
A sabiendas sé, que tracé tu nombre
En mi corazón, y usaste el tuyo para abrigarme.
Hoy acabé amándote en mi tintero,
Diciéndole al aire que…
… Hoy olvidé mi rencor.
Y no es fácil, no trabarse
en el bolsillo trasero
de tu pantalón vaquero.
Y allí dejé mi nota, suelo acordarme:
“El aire es tu suspiro que recorre mi boca,
bésame esta noche, hasta que me vuelva loca”.

"Dedicado a esa canción que tantas noches se me fue la voz, por verte sonreír".  Autora: Patricia López Castillo.