martes, 28 de julio de 2015

TEJIENDO EL ALMA DE SERGIO

De seda perla

telaraña de pétalos prohibidos

bandido que me enredaba.

La araña teje

mis entrañas se derriten

debajo de mi almohada.

El alma

tu imagen se confundía

mi rostro lágrimas tejía.

Mi espina

dibujada en tus palabras

ni sueños que tejer.

Mi sabueso

tortura de un segundo

que echó por tierra tu vida.

Poema extraído de Las Ruinas Del Presente.

Patricia López.

lunes, 20 de julio de 2015

Presentación Libro: Las Ruinas del Presente

Ya está aquí. Ha llegado para verlo, tocarlo, leerlo, ya lo tenemos, el poemario es una realidad y este es el cartel de su primera presentación y la cara que nos enseña.
Gracias a todos los que estáis conmigo.
Besos Mil.

lunes, 18 de mayo de 2015

LUQUE Y SU LOCURA

Derramé tantas sonrisas
como lágrimas por sus calles
recorriendo sus lares,
sus montañas,
sus pasajes.

Ya no recorro su calle Ancha
ya no corro por la plaza
locura adolescente
 tristeza malgastada
entre sueños de papel.

Rememoro su Castillo
La Cruz de los Caídos
sus ferias de agosto,
San Isidro entre aliados
(y) sus gentes, lo más preciado.


©Derechos reservados de la autora Patricia López Castillo en el libro: Las Ruinas del Presente.

lunes, 20 de abril de 2015

Recuerdos de Rivera.

Me estremecen las luces de la ciudad.
Pienso en ti.
No son tus ojos
los que duermen en mí.

Grité condenada.
Andaba sobre el viento
sorteando mis lágrimas
para acercarme a ti.

Se apagan las luces de la ciudad.
Pienso en mí.
El color de la mirada

moribunda, se cansó de sufrir.

"Dedicado a las noches en vela" 11-12-13. Autora: Patricia López Castillo. Derechos Reservados en el poemario Las Ruinas Del presente.

domingo, 12 de abril de 2015

Escribo porque si no, me pierdo...

Escribo porque me pierdo,
porque me pierde escribir.
Escribo porque te pierdo,
porque me pierdes.

Me pierdo en ese hueco vacío de tu pecho,
palpitando por el olor de mi nuca.
Me salva el aliento, los suspiros
me pierden, dejo de sentirme gris.

El ritmo de tus manos,
las cuerdas de tu voz, y mi mano,
guitarra que acaricias, estremece mi cuerpo.
Mi piel arde de deseo,
me mantiene viva,
te mantiene vivo mi cuerpo,
al sentir tu abrazo, fuerte,
intenso sobre mi cintura.
Pobre de mí, inquieta y despiadada,
fría y tan caliente cuando me miras.

"Dedicado a todos los escritos y escritores, que se pierden si no cuentan su historia escribiendo".