sábado, 7 de marzo de 2015

A MI AIRE.

Déjame que haga volar mis palabras,
que le salgan alas,

a las cicatrices
que una vez vencieron el hambre.


Déjame la locura de unos pocos
que nos hicieron reír,
que nos dieron tanto,
para ver tan poco...

Déjame ver necesario amar,
ayudar al prójimo,
preocuparme por la pobreza,
no entenderla y pelearme,
no llegar a la lógica,
de un mundo sin amor,
¡Que me maten!

Déjame ser la piel
fundida de un abrazo.
El perfume de una amistad,
la sangre de un hermano,
el placer de tener una madre,
que se pierde en su teoría.

Déjame a  mi aire,
discutir por mis derechos,
aplastar los miedos,
dar de comer al deseo.

Déjame a mi aire,
cuando vuelvo y me voy,
cuando me voy y vuelvo.

Déjame que me rinda en el suelo,
a carcajadas,
y no pensar más,
que se acaba el tiempo.

"Dedicado a todas las personas que sufren cambios en su vida, y a pesar de todo, siguen siendo ellos mismos" Derechos reservados para la autora: Patricia López Castillo.