martes, 5 de mayo de 2015

Desnúdate para mí aunque muera sin tenerte.

Al oír tu voz me desnudo
en el desaliento de la distancia.

La voz se me quiebra
el murmullo de tus palabras
se hace inevitable,
no puedo abrazarte,
no soy contigo,
no soy esa fuerza que te ata,
no soy quien te obliga,
soy a quien besas con la mirada
y desnudo me sonríes
pícaro en silencio
como un niño enamorado
sin saber qué es el amor
enamorándose en un llanto
de palabras maldecidas,
frases sin control,
arrojando balas con latidos
por la metralleta de tu pecho
mientras tu corazón mata,
se ahoga oculto
(y) se desangra tu sinceridad
entre recuerdos fugaces
muriendo en esta guerra
de un sentimiento infinito.

"Dedicado al recuerdo de las noches con sabor a brindis". Derechos reservados autora: Patricia López Castillo. 
lasruinasdelpresente.com