domingo, 12 de abril de 2015

Escribo porque si no, me pierdo...

Escribo porque me pierdo,
porque me pierde escribir.
Escribo porque te pierdo,
porque me pierdes.

Me pierdo en ese hueco vacío de tu pecho,
palpitando por el olor de mi nuca.
Me salva el aliento, los suspiros
me pierden, dejo de sentirme gris.

El ritmo de tus manos,
las cuerdas de tu voz, y mi mano,
guitarra que acaricias, estremece mi cuerpo.
Mi piel arde de deseo,
me mantiene viva,
te mantiene vivo mi cuerpo,
al sentir tu abrazo, fuerte,
intenso sobre mi cintura.
Pobre de mí, inquieta y despiadada,
fría y tan caliente cuando me miras.

"Dedicado a todos los escritos y escritores, que se pierden si no cuentan su historia escribiendo".