Mis Discursos

“LA LUSIDèZ NO ES PARA LOCOS”

Desde la visión invidente de mis posibilidades como miope que soy, no doy crédito a lo que ven mis ojos, o es que mi cerebro ya ni siquiera quiere darme señales para que vea lo que se supone que tengo que ver. (Supuestamente en mi revisión anual, tengo la visión perfecta y no tengo que cambiar de anteojos).
Desde que el mundo se creó, ya fuere por lo que cada uno creyere, si fuera yo la que diera la opción de creer si la tierra se creó por un Dios, o por algo llamado Evolución, dudo a día de hoy, tener que tomar una decisión por todos ustedes, ya que lo que conozco de mi alrededor, no es nada parecido a los valores que un día mi abuelo me dejó.

Si hoy empezara de nuevo a vivir y me dieran la posibilidad de verme despierta en el hoy sin saber de mañana, sería tal el desgarro  en mis nervios que ni una mísera porción de piedad poseería  si  me  dijeran que tengo que  matar. -¡Ah! Pero nunca olvidemos, que yo elijo.-
Pues dolerme la cabeza no es consecuencia de algo pasajero, ni de algo espontáneo que puede suceder un día ocasional como en el que escribo esto. Que ni siquiera con mis gafas puedo contener la vista sin que se me canse un día y otro, porque la atrocidad que percibo por todos mis sentidos, también me deja la vista cansada y tengo que abandonarlas en cualquier sitio, sin acordarme al día siguiente dónde las puse. Y no es que esté cansada porque vivir no sea lo mío, ni siquiera pienso en que estoy cansada porque simplemente no puedo permitirme el lujo, ya que una servidora, dentro de su sapiencia, ha de soportar su cordura dentro de la única ocurrencia de un cualquiera que se dirija a mí y llamarme loca. Y no penséis que se trata de un tono leve y suave, no, a bocajarro y con una carcajada, simplemente por el hecho de desperdigar toda la prudencia de una vida arrastrada por tus mayores, educada formalmente con buenas formas y saber y estar, pero con una boca que no calla ni aún sangrasen los labios por sufrir de sed. Y es que la frase “estás loco”  ya nos está empezando a tocar los “testículos” a más de uno de todos nosotros y vamos a empezar a tener que testificar el porqué no nos callamos  bajo  tanta  idiotez  e  ignorancia.

Loca, simplemente por no llegar a un acuerdo social-mente destructivo que está consolando a millones de ciudadanos con un “toma y calla, que si tienes para hoy, ya veremos para mañana” ,  con un “demasiado imprudente eres sabiendo que tienes un techo” , “ que desfachatez y desagradecimiento tienes con ese vocabulario, sabiendo que aún conservas un trabajo” y lo que me falta y no menos importante: “ Si no trabajo es que no puedo, además, prefiero agotar el paro que tengo (o la ayuda) y luego ya veremos”. Unas palabras magníficas para alguien magnífico que solicita sus derechos sin tener que lamer el culo a nadie, y sin tener que bajarle la bragueta a nadie para conseguir un propósito, pero si bajárnosla a los que queremos sanar esta hipocresía sin control.

Con esto, se me viene a la mente las fiestas que están de moda de “chupa más pollas y tendrás la noche gratis en bebida” o “aquí follamos en medio de la discoteca para conseguir emborracharme en este país”. Si digo que ni siquiera me he molestado en ver tal vergüenza por internet, me siguen llamando loca. Pero claro, luego me informo de los vídeos de estos padres extranjeros que envían a sus hijos a España, que dicen que la culpa de que sus hijos hagan eso, somos nosotros que lo permitimos. Y claro que veo a esos extranjeros (sin ofender a nadie) decir que si ponemos esas fiestas, es porque se puede y que sus hijos van a aprender el español y a divertirse, porque tienen derecho. Y se me ocurre, que ya no es problema de vista, ni ven los de aquí, ni ven los de allí la gravedad del asunto, y los únicos que vemos el aprendizaje que se está llevando a cabo en Erasmus - dar las gracias a aquellos que se lo toman más en serio- y todo tipo de viajes sean o no “estudiantiles” somos los que escribimos en blogs, hacemos poesía y escuchamos todo tipo de gilipolleces como preocuparnos por la inmigración, el calentamiento global, la guerra de Gaza, tener un sueldo digno, la incompetencia de los señores políticos, la sanidad, la educación, etc. Y así podemos llamar “turismo” a este tipo de eventos temporales. Pero lo mejor de todo, es atribuir estas "frasecitas" o eventos a la realidad; hora de buscar un trabajo o mantenerlo, conseguir un ascenso, o puesto "remunerado o de mayor prestigio" a cambio de “bajarse al pilón”.
Y por supuesto, no me olvido e incluyo a el llamado "acompañante" que de forma casual, o reiterada (dependiendo de su necesidad económica) se tiene que pagar la carrera de una forma no común, para callar algunas bocas que hoy día salen tanto en la tele diciendo sandeces sin sentido y dejando morir, ya sea a tiroteos o a "peturdes" televisivos que nos taladran la cabeza -como dice mi madre, personas que no valen nada más que para dar gritos y voces incoherentes sin mirar a su alrededor y conocer lo que está pasando-.
Por lo tanto, los señores que hacen que hoy piense en que el dinero me la “sujeta a dos manos” y “que me repelen tanto como yo a ellos” por ser un parásito indiscreto en esta sociedad, que se vayan al carajo y que nos dejen vivir con nuestros derechos y libertades, con nuestra educación y nuestra sanidad. Que aprendan de toda una generación venidera, y que no somos pocos los locos que los rodean.
Lamentablemente la lucidez no es para los cuerdos, porque si no,  se volverían locos, y ya bastante locos estamos en este mundo requiriendo una solución.
Conclusión, dejo las gafas este verano en un cajón y ando a ciegas por la vida para ser “más feliz”.

<< Agradecimiento del texto a los sandalias de tacón perdidas y a mi dolor de cabeza, esta noche tomaré una sesión de versos y veré la lluvia de estrellas en mi planeta prohibido. >> 31-07-201
Si quieres seguir leyendo más del estilo: http://lasruinasdelpresente.com/